EL JARDIN DONDE TODAS SUS PLANTAS PUEDEN MATARTE CON TAN SOLO TOCARLAS

0
223

 

Todas las plantas de este lugar tienen la capacidad de matarte. Así que es mejor no tocarlas, no olerlas, no comerlas, ni pararse demasiado cerca de ellas”. Así advierte a los visitantes uno de los guías especializados que acompañan a los turistas en su paso por el peligroso “Jardín del Veneno”, un predio ubicado en la finca del majestuoso castillo de Alnwick, en el noreste de Inglaterra.

Como su nombre lo indica, este bello jardín, al que solo se puede acceder con un guía experimentado, posee en su interior un centenar de plantas que son venenosas. Muchas de ellas, incluso mortales. Así lo advierte el cartel que está pegado a las negras puertas de hierro que evitan el paso al lugar. “Estas plantas pueden matarte”, reza el letrero acompañado por una calavera con dos tibias cruzadas detrás, el universal signo de ‘veneno’.

La singular idea de crear un jardín con puras plantas que pueden dañar a quien las contacte nació de Jane Percy, quien es la duquesa del condado de Northumberland, en el noreste de Inglaterra, y que es también la propietaria del castillo de Alnwick, un imponente edificio medieval que funcionó, entre otras cosas, como escenario para películas legendarias como Harry Potter o la de Robin Hood protagonizada por Kevin Costner.