Extraña nueva especie de abeja con hocico de perro

0
36
En la foto, la especie hembra de Leioproctus zephyrus. - UNIVERSIDAD DE CURTIN
En la foto, la especie hembra de Leioproctus zephyrus. - UNIVERSIDAD DE CURTIN

 

 

EUROPA PRESS
MADRID

Investigadores de la Universidad de Curtin han descubierto una nueva especie de abeja nativa con un «hocico» parecido al de un perro en los matorrales de Perth, Australia Occidental.

Publicado en el Journal of Hymenoptera Research, el autor doctor Kit Prendergast, de la Escuela Curtin de Ciencias Moleculares y de la Vida, nombró a la nueva especie en honor a su perro mascota Zephyr después de notar que una parte sobresaliente de la cara del insecto se parecía al hocico de un perro.

Este raro y notable hallazgo se sumaría al conocimiento existente sobre nuestra biodiversidad en evolución y garantizaría que las abejas, llamadas Leioproctus zephyr, estuvieran protegidas por los esfuerzos de conservación.

«Cuando examiné por primera vez los especímenes que recolecté durante mis encuestas de doctorado para descubrir la biodiversidad de las abejas nativas en las regiones urbanizadas del punto crítico de biodiversidad del suroeste de Australia Occidental, me intrigó instantáneamente la cara muy inusual de la abeja», dijo Prendergast en un comunicado.

«Cuando fui a identificarlo, encontré que no coincidía con ninguna especie descrita, y estaba seguro de que si era una especie conocida, sería bastante fácil de identificar dado lo inusual que era en apariencia.

«Solo puedes confirmar una especie en particular una vez que la miras bajo un microscopio y pasas por el largo proceso de tratar de comparar sus características con otras especies identificadas, y luego revisas las colecciones de los museos.

«Al examinar la colección de entomología del Museo de Australia Occidental, descubrí que algunos especímenes de Leioproctus zephyrus se recolectaron por primera vez en 1979, pero nunca se describieron científicamente».

«Leioproctus zephyr tiene una distribución muy restringida, solo se encuentra en siete lugares en el suroeste de Australia hasta la fecha, y no se ha recolectado en su ubicación original. Estuvieron completamente ausentes de los jardines residenciales y solo presentes en cinco remanentes de matorrales urbanos que inspeccioné donde se alimentaron de dos especies de plantas de Jacksonia».

A través del código de barras de ADN, Prendergast pudo confirmar que la nueva especie estaba más estrechamente relacionada con otras especies de Leioproctus no identificadas.